domingo, 24 de abril de 2011

Un escalón más arriba































La verdad es que ahora mismo no se ni por donde empezar a relatar lo sucedido en los últimos meses. Las últimas noticias que yo dejé aquí, eran del trofeo Félix Hernando de cross, disputado a finales de enero. Desde ese momento me han sucedido bastantes cosas y la mayor parte de ellas han sido geniales.






















Todo empezó con la carrera de San Lesmes el día 6 de febrero, en la que las sensaciones fueron óptimas. Veía yo con total claridad la temporada con los tres medios maratones planeados y la maraton de Madrid al fondo. Claro que no iba a ser tan fácil porque llegaron dificultades en forma de lesión. La semana del medio maratón Corazón de Asturias en Posada de Llanera, disputando un partido de fútbol con amigos me hice un ligero esguince en el tobillo izquierdo. No era nada muy grave, pero si lo suficiente para cortar el ritmo de entrenamiento y para impedirme la participación en el citado medio maratón. La verdad es que en ese momento dudas, no tienes los mismos ánimos y te planteas la participación en el resto de las carreras planificadas. Realmente no sabía como iba a recuperarme ni en cuanto tiempo, y eso afecta animicamente pero me rehice y aunque con molestias participé en el medio maratón del Camino de Santiago en el cual recuperé gran parte de las sensaciones y los ánimos perdidos. Después la media maratón de León, que va camino de convertirse en una costumbre, me hizo ver que si bien no iba a llegar a Madrid tan bien como yo preveía, tampoco iba a estar tan mal como me había temido tras la lesión. No en vano hice mi mejor marca en una media con 1h. 36'28".






















Y tras tantos días de preparación, la hora llegó. Madrid, 17 de abril de 2011 y a las 9:00 horas de la mañana. 42, 195 kms. por delante llenos de ilusión, ganas de demostrarme a mí mismo que podía, pero también cierto temor a que algo imprevisto (una lesión, el temido calor, etc.) me impidieran cumplir mi sueño. Temores vanos, cuando uno pelea por algo sabiendo que si trabaja de verdad es más fácil, el éxito suele llegar y en este caso fue realmente así, siendo además exactamente tal y como lo había planeado.






















El principio fue increible porque había muchísima gente corriendo, no solo los del maratón sino también la gente que corrió la prueba de los 10 kilómetros, y se hacía fácil correr viendo el ambiente que existía en el paseo de Recoletos. Poco a poco fueron pasando los kilómetros y cada vez me iba encontrando mejor, muy a gusto corriendo por Madrid, pese a lo cual intentaba reservarme porque sabía que lo peor iba a venir a partir del kilometro 30. El ambiente seguía siendo espectacular y medio Madrid estaba en la calle animando a los corredores. Eso ayuda muchísimo e hizo que el paso por Gran Vía o Preciados fueran increíbles y se hicieran mucho más llevaderos para los corredores gracias al apoyo de la gran cantidad de gente que había congregada en esos lugares para dar su apoyo a los atletas.






















Y llegó la media maraton. Casi sin darme cuenta había completado la mitad del recorrido en menos de dos horas. Me sentía muy bien pero siempre llevaba el freno echado intentando reservarme para el final, que ya me habían advertido iba a ser muy duro. La verdad que al llegar a la zona de la Casa de Campo, sobre el kilómetro 27, la carrera se hizo mas dura. Ya no había tanta gente animando, los kilómetros recorridos iban notandose en las piernas y el recorrido empezaba a ser un poco más duro.






















Pasado el kilómetro 30 volvimos a entrar en la ciudad y abandonamos la Casa de Campo, pero el recorrido iba aumentando su dureza y además se iba notando la distancia acumulada. El último tramo antes de la meta se hizo especialmente duro por la pendiente de las últimas rampas pero era compensado por la cercanía de la meta y el aliento de los aficionados que otra vez volvía a hacerse muy patente. Al final, y en menos de cuatro horas, alcancé la meta y cumplía un sueño.






















Sólo me queda agradecer a MADRID, sí, con mayúsculas la gran carrera que organiza todos los años, el apoyo de la gente anónima que sale a la calle a animar a los corredores, y a la gente que está a mi alrededor que me ha tenido que aguantar mucho tiempo hablando sobre la preparación de esta carrera, y que me tendrá que aguantar contando mi experiencia. Animo a todos a animarse a practicar el atletismo, porque el sacrificio de los entrenamientos tiene al final una recompensa que supera con creces los esfuerzos realizados. Gracias.

domingo, 16 de enero de 2011

Trofeo Félix Hernando



Para empezar a coger un poco de ritmo de competición nada mejor que participar en el Trofeo Felix Hernando que se ha celebrado hoy en el circuito de Fuente Prior. La mañana empezó fría y con niebla cuando se empezaron a celebrar las carreras de las categorías menores pero acabó con un sol radiante en el momento en el que se celebró la carrera senior masculina.

La verdad es que correr en la misma prueba que atletas como Tomás Tajadura es un lujo y una locura ya que además en una carrera que se disputa a 5 vueltas al mismo circuito es una garantía de que te van a doblar, pero la verdad es que aún así merece la pena. Sabiendo de mis limitaciones ante el nivel competitivo el objetivo era coger ritmo y habituarme a la competición y la verdad es que lo he logrado. El tiempo final ha sido de 35:39 en una distancia d 9.500 metros lo que sirve de estímulo para intentar seguir mejorando de cara a la Carrera de San Lesmes que se disputará el día 6 de febrero con salida y llegada en el burgalés paseo del Espolón.

viernes, 14 de enero de 2011

Final de año esperanzador.


Al final el año 2010 no fue tan malo como se preveía en un principio y sobre todo, porque al final ha sido cuando he conseguido las mejores marcas. El mes de diciembre ha sido especialmente fructífero dado que he completado la media maraton de Vitoria, con mi mejor marca de siempre, y la San Silvestre Cidiana, también con el mejor puesto de todos los años en los que he participado.

La Media Maratón de Vitoria resultó un éxito tanto a nivel de organización y participación, un diez, como a nivel individual dado que despues de unas semanas sin demasiado entrenamiento, las sensaciones a mitad de carrera eran muy buenas. Eso fue lo que me animó a forzar un poquito más en busca de un tiempo que al final conseguí. Sinceramente no creía que pudiera bajar el crono de la hora y cuarenta minutos, y mucho menos dejarlo en 1:37:56 era algo impensable, pero que finalmente se consiguió. Destacar la gran organización y las instalaciones de Mendizorroza.

Por otra parte la San Silvestre Cidiana se disputó como es tradicional el día de nochevieja en Burgos. La verdad es que la gran participación trastocó un poco los planes de la organización que se vió desbordada y hubo algunos problemas en la salida, hasta la llegada al Espolón donde ya se podía empezar a correr un poco mas desahogado. Problemas aparte la carrera discurrió con normalidad y la verdad es que bastante mejor de lo esperado en mi caso, ya que conseguí acabar en el puesto 199, con un tiempo aproximado de 17:00 y eso para mi es un logro. No se si hubiera conseguido mejorar mucho de haber tenido una salida un poco más tranquila pero eso lo veremos en la San Silvestre de 2011.

Con este final de año solo me queda marcarme las metas para el nuevo, y la verdad es que vamos a seguir incrementando los retos con la mirada fija en el Maraton de Madrid que tendrá lugar el próximo 17 de abril. Antes de esa carrera tengo fijadas otras competiciones para ir cogiendo el ritmo idóneo, entre las que se encuentran las medias maratones de León, y Santo Domingo de la Calzada que ya realicé el año 2010. Iré contando por aquí los resultados de las carreras y las sensaciones que me dejan antes de afrontar el gran reto del año. Mapoma 2010.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Atapuerca 2010



Siempre es bonito correr en tu tierra, y tengo la suerte de que en Burgos y sus alrededores se celebran anualmente un buen puñado de carreras que hacen que los aficionados a correr disfrutemos mucho, pero en este caso si cabe mas, dado que estábamos rodeados de la flor y nata del atletismo internacional, aunque personalmente esté a años luz de ellos. Arturo Casado, Reyes Estevez, Nuria Fernández, Jesús España, Sergio Sanchez, Rosa Morató, etc., y además todos los atletas extranjeros incluídos campeones mundiales y europeos estaban en Atapuerca. ¿ Que más podemos pedir?




Durante toda la mañana (fría por cierto), corredores de todas las categorías venidos de todos los rincones de España disputaron las carreras de este cross que este año es valederos para el campeonato mundial de la especialidad. A las dos de la tarde nos tocó el turno a los veteranos y los populares, y si bien las carreras más interesantes ya habían tenido lugar, nos vimos arropados por los aficionados que quisieron quedarse a dar un aliento a los sufridos atletas. La verdad que el circuito se hace duro, sobre todo en las rectas que se realizan cara al viento, pero a la vez que se sufre se va disfrutando de una prueba que con solo siete ediciones de vida se ha puesto al nivel de los mejores crosses del planeta.




Por cierto que casi me pilla mi cuñado en la última vuelta y tuve que apretar los dientes para completar los 6.925 metros de la prueba en un tiempo de 26:55, mejorando en más de dos minutos la marca del año 2009.

martes, 26 de octubre de 2010

La Media Maratön de casa



Al fin, y después de muchas dudas sobre su celebración, se disputó la XV edición de la Media Maratón Ciudad de Burgos. La verdad es que dadas las circunstancias, no me voy a poner a comentar los problemas económicos, las obras en bastantes puntos del recorrido, etc..., resultó bastante bien, dado que el tiempo acompañó de manera inmejorable sin mucho frío ni calor, y que al final y a pesar de la poca comunicación en los medios de la celebración de la carrera fuimos más de 200 personas las que nos animamos a correr por las calles de la ciudad.




Dicho esto, me gustaría señalar algunos aspectos negativos de esta carrera que ya debería de tener una mayor tradición en el calendario de medias maratones, debido a que la de este año ya era la decimoquinta edición.




Primero: No podemos pretender organizar una carrera que se convierta en un referente a nivel nacional, si tanto el ayuntamiento como los clubes de atletismo y el resto de las instituciones no colaboran de una manera eficaz, con la voluntad de hacer un evento digno de la ciudad. En otras ciudades como León, en la que en dos ediciones de su media maratón se ha congragado a 2000 corredores, Segovia, o incluso la localidad palentina de Baltanás se celebran anualmente carreras que atraen gente por la calidad de la organización.




Segundo: El circuito actual de la Media Maratón Ciudad de Burgos a mi juicio debería de ser modificado para que no se tengan que dar tres vueltas al mismo recorrido, que es poco atractivo para el corredor y además no permite que la carrera discurra por los lugares más bonitos y significativos de la ciudad. Burgos tiene mucho que enseñar al visitante, y eso debemos aprovecharlo para realizar un circuito de mayor interés, que además permita que la gente pueda disfrutar de la carrera y animar a los corredores.




No quiero convertir esto en una reprimenda a la organización pero me gustaría a la vez que les felicito por no haber consentido que la carrera se pierda, darles un tirón de orejas, a ver si conseguimos realizar una gran carrera, con una gran participación el año que viene.




A nivel personal y aunque no estoy todavia en mi mejor forma, y habiendo disputado un partid0 casi entero de fútbol, con el equipo Mangas R.C. el día anterior, conseguí terminar en 1 hora y curaenta y cinco minutos la carrera, algo que me dejó buen sabor de boca.

jueves, 30 de septiembre de 2010

Turbon Tour: BTT en estado puro.



La verdad es que prácticamente no nos ha dado tiempo ni a recuperar un poquito las piernas desde que terminamos la ruta, pero quería escribir sobre ella en el blog cuanto antes, porque así tengo los recuerdos y las sensaciones mas frescas en la memoria. No se cuando llegó el e-mail de mi amigo Diego diciendo que echase un vistazo a una página web, llamada http://www.aramonbike.com/, pero solo sé que cuando la visité supe que teníamos que ir a realizar alguna de las rutas que nos proponían.




Y al final así fue. Nos decidimos por la Turbon Tour, una ruta de 112 kilómetros que se podía realizar en dos días, y que aunque en principio parecía bastante dura para nuestros respectivos estados de forma, ha resultado efectivamente muy dura, pero seguro que mucho más bonita.




Comenzamos la ruta un lunes por la mañana, con un tiempo impresionante que nos acompañó durante los dos días, y casi nada más empezar a pedalear empezamos a subir una rampa tras otra (parecía que algunas no tenían fin). Tras pasar por el primer control y coronar posteriormente el puerto de Bonansa, descendimos por caminos pedregosos hasta alcanzar el pueblo de Gavás en el que nos tomamos un merecido descanso, y recuperamos algunas fuerzas antes del ascenso al Collado de la Montañeta. fue un ascenso que se hizo duro por su longitud y por el desnivel de algunas rampas, pero que siempre ofrecía la recompensa de las impresionantes vistas que ofrecía a medida que lo íbamos ascendiendo. Tras coronar, (con algún pinchazo en la subida) realizar las fotos de rigor en la cima y descender ( con un pequeño percance por mi parte en la bajada), nos quedaba un tramo de unos 15 kilometros, que se nos hicieron eternos por la pendiente, pero sobre todo por el cansancio acumulado de los kilómetros anteriores. Despues de pasar por los pueblos de Egea, Padarniu y Pueyo, alcanzamos finalmente el pueblo de Vilas del Turbón, que era el punto final de la primera etapa. Reparación de pinchazos de última hora, una ducha y una suculenta cena, antes de caer rendidos en la cama para reponer fuerzas para la etapa del día siguiente.




No sabíamos como íbamos a recuperar las piernas despues del esfuerzo realizado pero la verdad, es que tanto las horas de sueño, como el desayuno que nos ofrecieron en el Hostal La Solana, consiguieron que reemprendiéramos la marcha, en buenas condiciones físicas y además con buenos ánimos.




Nada más salir otra vez a subir, nada menos que hasta los 1.744 metros de altitud del collado de Planatuzal, la cota más alta de toda la ruta. A medida que subíamos nos íbamos quedando con las vistas del Turbón, (del que ya pronto nos despediríamos al cambiar de vertiente) ya que el segundo día de ruta fue tan soleado y despejado como el primero. Despues de un rápido descenso y de una visita al Monasterio de Ondarra, que aunque no entraba en la ruta decidimos realizar, llegó el momento del almuerzo antes de superar la última subida.




No se si por ser la última, por las ganas de terminar, o por que realmente las rampas llenas de piedras eran realmente duras, esta subida de unos 12 kilometros se me hacía interminable. Pero todo esfuerzo tiene su recompensa y despues de más de hora y media de sufrimiento llegamos a lo que parecía la cima, (luego descibrimos que todavía nos quedaba el Tozal de Gros), desde donde se divisaban unas espectaculares vistas de macizo central de los pirineos, el Aneto, etc. Era algo impresionante, que además se agrandaba con la sensacion de haber completado la subida. Pasamos un buen rato sacando fotos, luego nos tocó realizar un rápido descenso y acabar exactamente donde empezamos, en el Pont de Sort.




Para terminar simplemente decir que recomiendo a todo el mundo que lea este blog, la realización de alguna de estas rutas, ya que las hay para todos los niveles, y que si bien hay ratos en que se pasa mal por la dureza de las subidas, estos quedan siempre superados por los paisajes, y sobre todo por la satisfacción de terminar.

martes, 16 de febrero de 2010

2010, ¡¡a por otro escalón!!


Después de las navidades y con el año nuevo siempre nos marcamos nuevos propósitos y metas que cumplir. En mi caso y con la experiencia del año pasado he marcado un nuevo calendario de carreras que incluye las medias maratones de León, Santo Domingo de la Calzada y Cangas de Onís, pero que incluye sobre todo un reto mayor que es también el que mayor ilusión me hace. La Maratón Popular de Madrid que se disputará el día 25 de abril.


Terminé el año 2009 con la San Silvestre Cidiana, y he comenzado el 2010 con la Carrera Urbana de San Lesmes, pero también intesificando la preparación física para poder afrontar todos los retos que se presentan en este año.


Poco a poco iré informando en este blog del desarrollo de las carreras y de como evoluciona mi estado de forma de cara al 25 de abril. A ver si este año puedo decir que he alcanzado otro peldaño más. Hasta pronto.